Poesías póstumas (Google eBook)

Front Cover
A. Brusi, 1849 - 196 pages
0 Reviews
  

What people are saying - Write a review

We haven't found any reviews in the usual places.

Selected pages

Common terms and phrases

Popular passages

Page 87 - Tú que pides quién le guía, que demandas do fuera su enseñanza, ¿no conoces el brío y la pujanza del sublime pensar? ¿ No sientes en sus giros atrevidos que la senda trillada ya desdeña, cual águila ya posa en alta peña cuando empieza a volar? Una mano secreta le conduce y le lleva a que cumpla un gran destino, que en sus sienes con sello peregrino grabara el Hacedor; que no en vano le diera aquellos rayos que ciñen como aureola su frente mostrando la grandeza de su mente con celeste fulgor.
Page 91 - ... negro pensar vagando por la mente, cárdeno el labio, nebulosa frente, cansancio de gemir ! Y volved la vista en torno, y pedidle al mundo impío que aligere vuestro hastío y que calme vuestro mal : embriágate (responde) con algún néctar sabroso, cuando busques el reposo aquí tienes el puñal. ¡ Cruda respuesta, que acibara al alma agriando su penar y su tormento ! ¡ delirar embriagado de contento...
Page 34 - Que ni sé como empieze, y te aseguro Que no quiero ponerme en ese aprieto. No, no : yo en tal hondura no me meto, Pues aunque un cuarteto compusiera, Es cierto que del otro no saliera, Y cumplir lo imposible no prometo. Y si acaso lograra con gran pena Uno y otro cuarteto ver formado, Ya el tercero me diera mas faena.
Page 86 - Vedle allá ! con los ojos arrobados cuál traza la carrera del planeta, 0 sigue los caminos del cometa allá en la inmensidad, atinando las leyes que a su giro del Eterno la mano señalara cuando el linde a los mares prefijara con alta majestad. Sentado sobre escombros y ruinas de un gran pueblo veréisle que medita, y cual mago que sombras resucita el secreto alcanzó de su grande pujanza y su caída; mira en torno cien pueblos que florecen, y otros pueblos que nacen y que crecen, y su fin ya previo....
Page 90 - ¿Qué se presenta en la tierra sino montones de abrojos, despedazados despojos que a la orilla arroja el mar; sino un reptil que deslumhra con su matiz fementido, y que endulza su silbido para mejor hechizar? No veo más en el mundo que un inmenso mar de arena, un vacío que se llena con follaje fementido; el gemido no cesa de noche y día, la alegría no baña jamás el pecho...
Page 91 - ¡La mente obscura, el corazón vacío, solitario cual flor en el desierto, combatida tal vez por cierzo yerto y luego por el austro abrasador; frío el mundo, floresta sin olores, bella estatua de rosas coronada, sin aliento, sin fuego en la mirada, sin consuelo al dolor ! Flotando el alma como leve sombra, ora sintiendo un hálito divino, en pos la fetidez, polvo mezquino... ¡ recuerdo triste...
Page 88 - ¿Qué es la vida del humano? ¿Hay alguien que lo comprenda, hay algún hombre que entienda lo que llamamos vivir? En sus gustos, en sus penas, en sueños de desvarío, ¿hay quien no sienta un vacío, un misterio en su existir?

Bibliographic information