El Gladiador, Temas1-30

Portada
s.n., 1901
0 Opiniones
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 3 - Tenía una vez un rey tres hijas como una plata; la más chica de las tres Delgadina se llamaba Un día estando comiendo, dijo al rey, que la miraba: —Delgada estoy, padre mío, porque estoy enamorada.
Página 14 - Ah! tú eres el dolor volando al cielo, Bajel que boga en tormentosos mares. — Tú sabes de la vida el desconsuelo, Tú sabes, Madre, lo que son pesares. — Es un valle de lágrimas el suelo, Y el dolor debe estar en los altares (3).
Página 4 - Dios entrego mi alma. — Yo te la diera, mi vida, yo te la diera mi alma; mas, si padre Rey lo sabe, nos ha de matar a entrambas.
Página 46 - Astrología y sus maravillas, a pesar de que ya empezaba a popularizarse la redondilla que dice: El mentir de las estrellas es muy seguro mentir, porque ninguno ha de ir a preguntárselo a ellas...
Página 24 - Los cheques deben ser presentados para su pago, dentro de los quince días de recibidos por el tenedor, si fuesen girados sobre bancos situados en el mismo lugar; y dentro de un mes de su fecha, si fuesen girados desde otro punto. La omisión de esta circunstancia perjudica los cheques, de acuerdo con lo dispuesto en el art.
Página 19 - Que dit-on? On m'annonce un libelle posthume De toi. C'est bien. Ta fange est faite d'amertume; Rien de toi ne m'étonne, ô fourbe tortueux! Je n'ai point oublié ton regard monstrueux Le jour où je te mis hors de chez moi, vil drôle, Lorsque sur l'escalier te poussant par l'épaule Je te dis : n'entrez plus, monsieur, dans ma maison!
Página 14 - Jesús, y que ella alienta, De la verdad de su desgracia duda. ¡ Ya en lastimera voz su mal lamenta, Ya el supremo dolor la deja muda ! ¡ Cuál padece la Madre desolada, Sin clavos y sin cruz crucificada...
Página 14 - El SER, por cuya mano poderosa En alto pedestal te hallas alzada, Quiso sin duda ver tu frente hermosa Con tres santas coronas adornada : De madre la diadema esplendorosa, De virgen la guirnalda inmaculada Y la aureola inmortal, candida y pura De la no merecida desventura.
Página 27 - ... decirlo de una vez, más atractivo, más hechizo: por eso hay multitud de coplas que encarecen estas prendas en los ojos negros, complemento casi indispensable de lo moreno en la tez: Los ojos de mi morena Se parecen á mis males: Grandes, como mis fatigas; Negros, como mis pesares. ¡Favor! ¡favor! ¡que me matan! Y no me puedo valer: Son dos negros asesinos Los ojos de esa mujer.
Página 27 - Subí á la sala del Crimen y le dije al presidente: - Si el querer es un delito, que me sentencien á muerte.

Información bibliográfica